Operación bikini ¿Es saludable?

¿Tú también quieres bajar de peso en un mes para lucir bikini como nunca?

Llega el verano y tú también quieres lucir toda esa ropa preciosa que tienes en el armario con la mejor percha, poco a poco te has descuidado, no era tu intención, pero tras las comidas de navidad vino el carnaval con todos sus dulces, luego la semana santa, cumpleaños de amigos y familiares, unos churros un domingo y las galletas de la abuela (qué ricas) … ¡Cuándo abriste los ojos se te había ido de las manos!


Entonces te preguntas cómo bajar de peso en un mes. Empieza la cuenta atrás, te pones a dieta estricta e intentas aumentar el ejercicio físico. Comienza el reto, no volverse loca.


Pero… ¿Te has parado a pensar cómo afecta esta pérdida de peso repentina a tu salud? ¿Es la solución ponerse a régimen para entrar en tu mejor vestido y lucir tu barriga plana con ese bikini?


Las prisas suelen generar cambios insostenibles en el tiempo, es decir, no van a durar mucho tiempo y terminarás recuperando los kilos que perdiste (como hasta ahora). Tu composición corporal y tu salud son el resultado de tus hábitos alimentarios, actividad física y descanso, TU ESTILO DE VIDA a largo plazo.


Modificar drásticamente y de forma agresiva tu estilo de vida con una meta a corto plazo, la mayoría de las veces tiene como resultado el fracaso a medio o largo plazo. Desear un cambio para anteayer y tenerlo ya nos gusta a todos pero si hablamos de salud debemos pensar en las consecuencias.


¿Puedes realmente conseguir un gran cambio en poco tiempo?


La respuesta es sí, pero este cambio no solo te va a llevar a perder peso también va a traer consigo cansancio, hambre a todas horas, antojos, pérdida de la masa muscular, problemas emocionales, mala gestion del autocontrol, adaptaciones metabólicas muy agresivas, mala relación con la comida y por si fuera poco, ningún aprendizaje en hábitos alimentarios o deportivos, de forma que no durará mucho en el tiempo. Acabaremos sometiéndonos a esta “operación bikini” una y otra y otra vez.


Y te preguntarás… ¿Entonces cómo consigo que dure en el tiempo?


Como dietista-nutricionista puedo decirte que las dietas restrictivas siempre terminan en fracaso y muestran una adherencia muy baja, lo cual provoca el “efecto rebote” con el que recuperarás todo el peso perdido (y en ocasiones incluso más). Los cambios, para que duren en el tiempo deben ser progresivos de forma que nos vamos acostumbrando y, no solo eso, vamos aprendiendo; aprendiendo a comer, a planificarnos, a practicar ejercicio físico de forma habitual y además conseguimos que estos cambios nos duren en el tiempo. ¿Qué necesitas entonces? Un cambio de hábitos, progresivo, no pongas tu vida patas arriba para volverte una persona diferente de la noche a la mañana, por que no, no va a funcionar.


¿Cómo lo haces? Marca tu objetivo a largo plazo y piensa en cómo vas a conseguirlo.


Por ejemplo: Mi principal objetivo es perder peso ¿Cómo puedo conseguirlo? Aumentando mi consumo de frutas día a día e incluyendo verduras en las comidas. Además puedo dejar de alimentarme con los snacks de la máquina del trabajo ¿De qué forma? Llevando yo mi picoteo de casa y no pasando hambre. También puedo empezar a hacer ejercicio físico pero, ahora mismo no hago nada...


¿Parece todo un reto verdad? ¡Pero no vamos a introducirlos todos mañana!


Primero vamos a convertirlos en objetivos cuantificables la primera semana vamos a intentar consumir al menos 2 piezas de fruta al día 4 días a la semana e introducir al menos medio plato de verduras al día, además intentaremos llevar nuestro snack al trabajo 2 veces esta semana. También empezaremos a ejercitarnos, caminar, dar un paseo siempre sienta bien, esta semana 2 días al menos unos 40 minutos.


La semana que viene intentaremos hacer estos cambios más días y más veces al día, y es así cómo poco a poco intentaremos mejorar nuestra alimentación y nuestros hábitos de vida. Con ello el cambio físico vendrá solo y no te darás ni cuenta.


Te dejo a continuación un documento que pueda servirte de ayuda para establecer TUS OBJETIVOS … Al finalizar la semana comienza uno nuevo y guarda el anterior, así podrás ir viendo cómo estás consiguiendo tus objetivos y poco a poco te aproximas a tu meta.

Cambio de hábitos
.pdf
Download PDF • 142KB

¿No lo tienes claro? No estás segura de hacerlo bien, o te cuesta planificar, crees que no tienes las herramientas suficientes o no sabes como gestionarlo. ¡No dudes en acudir a un dietista-nutricionista colegiado!


Referencias bibliográficas

  • Amaya Hernández Adriana, Alvarez Rayón Georgina L., Mancilla Díaz Juan Manuel. Insatisfacción corporal en interacc