top of page

Trastornos de la conducta alimentaria (TCA) ¿Afectan más a las mujeres?

¿Es casualidad que 9 de cada 10 casos de TCA se den en población femenina?


No, no es casualidad que el 90% de casos de trastornos de la conducta alimentaria se den en mujeres. Las diferencias de género también afectan a nuestra relación con la comida.

El género afecta a como construimos nuestra propia imagen corporal y nuestro ideal de belleza, y entonces, a cómo nos relacionamos con la comida. La construcción de la imagen corporal se basa en cánones de belleza preestablecidos, es decir, en cómo la sociedad nos muestra que deberíamos ser.

Actualmente, a las mujeres se nos muestran siluetas delgadas como sinónimo de éxito, atractivo o inteligencia. Lo cual se ve aún más acentuado en los medios de telecomunicación, el mundo del modelaje y la publicidad, donde estos cánones se nos muestran como modelo a seguir para alcanzar el éxito.


¿Tú también has visto a esas mujeres tan perfectas y delgadas en la pasarela y has deseado tener un cuerpo como el de ellas?


Este canon de belleza supone un factor de riesgo para desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria.

Además, estos modelos no solo se nos muestran en los medios de telecomunicación y publicidad, si no que consciente o inconscientemente se nos enseñan desde que somos pequeños.

Muchas veces nos comparamos físicamente y escuchamos comentarios en torno a nuestra forma corporal y manera de comer... “¡Cómo adelgazaste! Qué guapa estás”, “Deberías adelgazar, estás engordando mucho”, “Mira esta chica como ha engordado”, “Las mujeres tan fuertes no son bonitas, parecen hombres”, “No comas tanto que pareces un hombre, vas a engordar”.

No realizamos este tipo de comentarios con mala intención pero debemos ser conscientes de que pueden afectar a cómo una persona tiene la percepción de su imagen corporal, de forma que repercutimos también en como es su relación con la comida. Estas presiones sociales que sufren especialmente las personas de género femenino pueden desembocar en un TCA.

Los TCA son enfermedades multifactoriales pero entre de sus pilares fundamentales se encuentran la forma en la que nos relacionamos con la comida, nuestra construcción de la imagen corporal ideal y la percepción de nuestro propio cuerpo.

Interiorizar estos estereotipos puede generar consecuencias negativas como serían la distorsión de los cuerpos femeninos.


Recuerda siempre que una alimentación saludable implica una relación saludable con la comida. ¡Es tan importante comer bien como disfrutar comiendo!


Referencias bibliográficas

  • Maganto, C., & Cruz, S. (2000). La imagen corporal y los trastornos alimenticios: una cuestión de género. Cuadernos de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente, 30, 45-48.

  • Bustos-Romero, O. (2011). Los medios y la construcción de género: factor de riesgo para trastornos alimentarios como anorexia y bulimia. Derecho a comunicar, 2, 61-79.

  • Lázaro, P. M. R. (2002). Trastornos alimentarios y género: una visión feminista. El rostro de la violencia: más allá del dolor de las mujeres, 14, 145.

bottom of page